Hotline: 901 233 481   E-Mail: shop-es@obfuscateduhrzeit.org 100 días garantí­a de precio Garantí­a de cambio del producto de 30 días Gastos de envío gratuitos a partir de 40 euros en Alemania Disponibilidad

El cambio horario y su influencia en la salud

Información general

Por desgracia, el cambio de horario estacional de principio del año es particularmente difícil de asimilar. Aunque la fase de luz diurna es más larga durante el día, lo cual es sin duda positivo para nuestra calidad de vida, ésto significa un gran cambio para nuestro reloj interno. En particular, los días que le siguen al cambio de horario se pasan muy rápidamente, por lo que siempre se tiene la sensación de estar corriendo detrás de la hora perdida. Nos sentimos fatigados y deprimidos. Sin embargo, las reacciones con respecto a la adaptación del cambio horario son asimilados de manera muy diferente dependiendo de cada individuo: Para algunos el cambio requiere unos pocos días de regeneración, en personas sensibles a veces puede tardar varias semanas.

Estudios han demostrado que el cambio horario en Otoño ocasiona menos problemas. El día siguiente al cambio horario se percibe a menudo como un día largo y relajante. Aunque el ritmo biológico también se ve afectado en éste cambio, la mayoría de personas toman esta transición verano-otoño muy positivamente, debido a que se les regala una hora más en el día.

Lo que si es seguro, es que el ritmo de sueño de los humanos y de los animales se ve afectado y tiene diferente tipo de consecuencias sobre la salud:

Si bien no todos los estudios demuestran una relación clara entre el horario de verano y la salud. Sin embargo está claro que este cambio afecta a nuestro bienestar de una u otra forma.

Cronobiología - de búhos y alondras

La crono-biología es la ciencia que se encarga de el ritmo biológico y los determinantes biológicos del reloj interno.
En los seres humanos hay dos tipos diferentes de crono-biología , los cuales están genéticamente estipulados y los cuales definen nuestro reloj interno: por un lado se encuentra el tipo crono-biológico de los 'Búhos' – los cuales se acuestan más tarde y por lo tanto duermen hasta más tarde – por otro lado se encuentra el crono-tipo de la 'Alondra' - es decir los que se levantan temprano y los cuales van a dormir muy temprano.

Principalmente el cambio horario de invierno, en el cual nos es ‘robada’ una hora, es para los búhos un gran problema con consecuencias a largo plazo, ya que ese nuevo horario se adapta mucho menos a su horario natural, que en el caso de las alondras. Las consecuencias son comparables con las del jetlag, ya que en realidad pasa lo mismo que cuando viajamos a un país con otra zona horaria.

Efectos sobre ritmo de sueño

Hay muchas personas que se alegran por el cambio horario, de la misma manera existen otras que realmente no saben como asimilar éste cambio. Para aquellos a quiénes les gusta trabajar, así como para los que disfrutan de un sueño largo pueden alegrarse por el cambio horario en la época de invierno, ya que éste día cuenta con 25 horas. En ésta hora extra podemos realizar las tareas que por algún motivo siempre dejábamos para el otro día o por que no, disfrutar de una hora más de sueño.

En este caso, la probabilidad de que nos alegremos por éste cambio es mayor, sin embargo muchas personas tienen problemas con el cambio horario, debido a que el ritmo natural del sueño se ve influenciado. Esto significa que el ritmo natural de nuestro organismo se altera completamente cuando de repente se pone oscuro más temprano. Las personas que tienen dificultad en mantener el ritmo de sueño, pueden sufrir trastornos de desconcentración y pueden llegar a enfermarse. Lamentablemente no es fácil adaptarse de un día para otro a un nuevo ritmo, aunque solo se trata de una hora, las repercusiones se sentirán tarde o temprano. Estas consecuencias afectan principalmente la Psique y algunas funciones corporales como el sistema cardiovascular, el metabolismo y el bienestar en general. Nuestro reloj interno define lo que nuestro cuerpo hace y en que momento lo hace, en el momento que lo confundimos con un nuevo horario, pueden surgir éste tipo de problemas. El reloj interno se rige según la posición del sol, las estaciones del año y las propias necesidades del cuerpo. En cuanto se pone oscuro, la hormona Melatonina se distribuya en grandes cantidades, por lo cual nos ponemos cansados. Cuando esta hormona se encuentra en el punto más alto, es cuando nos encontramos en la fase de sueño profundo. Cuando amanece y el día se pone claro, bajan los niveles de melatonina nuevamente y nuestro cuerpo se despierta nuevamente.

Para preparar nuestro cuerpo con anticipación para éste cambio, es importante intentar cambiar la rutina lentamente hasta que el cuerpo se adapte al nuevo horario. En el cambio de horario de invierno , se puede intentar ir a dormir un poco más temprano cada día, para que así el ritmo se acomode lentamente al nuevo horario. Igualmente las rutinas nocturnas como la cena, el deporte o ver televisión en el sofá deberían realizarse un poco mas temprano de lo habitual. Ir a caminar puede ser de gran ayuda para llenar los pulmones de aire fresco y relajarse después del trabajo, esto estimula un mejor sueño.

Después del cambio horario es muy importante, que las tareas que se realizan los días posteriores al cambio horario, se realicen de manera tranquila y relajada. Por ejemplo, planear las juntas y meetings no tan temprano en la mañana, ni muy tarde en la noche. Así es más fácil para el organismo adaptarse al nuevo cambio.

El cambio horario y el consumo de medicamentos

El cambio horario se realiza cada año en los meses de marzo y octubre. Y con cada cambio surgen también dudas y preguntas. En éste caso surge la pregunta típica de como se debe ajustar la nueva hora, una hora más o una hora menos? Aparte de ésto surge una gran duda con respecto a la influencia de el cambio horario sobra la toma de medicamentos, sobretodo con el de la píldora anticonceptiva. Para contestar la primera pregunta: el reloj se debe adelantar una hora en el cambio de horario de verano. En el cambio de horario de invierno, también conocido como el „tiempo normal“, el reloj se debe ajustar una hora antes. Con respecto a la segunda pregunta, acerca de la toma de medicamentos, es de gran importancia tener en cuenta que algunos medicamentos requieren una toma regular en un horario definido, esto se debe a que el efecto de la medicación se puede ver alterado si se toma en un horario diferente. Para muchos no es fácil mantener el ritmo de consumo de medicamentos cuando hay un cambio de horario, ya que por lo general se toma una hora antes o después y esto puede generar confusión.

En el caso de la Píldora Anticonceptiva la diferencia de horario no debería extenderse a más de 24 horas. En el caso específico de la Píldora anticonceptiva oral combinada (PAOC) es posible tomarla con un plazo de 12 horas de diferencia. En caso de sobrepasar las 12 horas de diferencia no se puede asegurar la protección anticonceptiva de la píldora, lo más recomendable en estos casos es utilizar un método anticonceptivo adicional a la píldora.

En el caso de la Píldoras con solo progestina (Minipíldoras) la diferencia de horario no debería sobrepasar los 90 minutos, para asegurar la efectividad de la píldora. Si la píldora se toma, por ejemplo a las 8.00 de la mañana, no hay problema con el cambio de horario, ya que solo se trata de una hora de diferencia. El cuerpo se acostumbra después de dos días al nuevo horario y el cuadro hormonal es igual que antes de el cambio de horario.